Cómo escribir un buen claim y un buen eslogan que conquiste

En el mundo de la publicidad, los eslóganes y claims son herramientas poderosísimas que pueden hacer o deshacer la imagen de una marca. Estos recursos publicitarios han sido uno de los pilares del marketing, ya que son los que te ayudan a crear recuerdos, llamar la atención y afianzar la presencia de las marcas en el imaginario popular.

Estamos seguros de que todo el mundo es capaz de pensar en un claim o en un eslogan de alguna marca. Por ejemplo, a nosotros se nos ocurre el ‘Red Bull te da alas’, ‘¿Te gusta conducir?’, ‘Sin Smint, no hay beso’, ‘El algodón no engaña’ y tantos otros que podríamos organizar una versión moderna del 1, 2, 3.

Pero, ¿sabrías decir cuáles son las diferencias entre eslogan y claim o cómo crearlos para que sean efectivos? ¡Te lo contamos!

Diferencias entre claim y eslogan

Aunque a menudo se utilizan indistintamente, un claim y un eslogan no son exactamente lo mismo. Así que, empecemos por el principio para evitar que el claim sea confundible con el eslogan y no se consigan los objetivos que perseguimos.

Vamos a definirlos y aprovechamos para lanzarte una bola extra: el tagline.

El claim

El claim es una declaración que resume la propuesta de valor de una marca o campaña. Su objetivo principal es comunicar de manera clara y directa qué es lo que hace única a la marca y por qué debería importarle al consumidor. Son frases que acompañan y buscan captar la atención del público objetivo.

Los claims suelen ser más largos y detallados que los eslóganes, y a menudo se utilizan en campañas específicas para destacar una característica o beneficio particular. Los claims pueden representar a una marca o a alguno de los productos o servicios que esta ofrece.

El eslogan y el tagline

El eslogan es una frase corta y pegajosa que busca quedarse en la mente del consumidor. Los eslóganes son más emocionales y persuasivos, diseñados para conectar con el público a nivel emocional y ser fácilmente recordados. Son frases pegadizas que el consumidor recuerda y que es capaz de reproducir con solo pensar en la marca o ver su logotipo.

Un buen eslogan encapsula la esencia de la marca en pocas palabras y es utilizado de manera consistente en todas las comunicaciones. No importa qué producto o servicio se promocione, el eslogan siempre deberá estar presente.

Los eslóganes pueden crearse para una campaña publicitaria específica y, si esta funciona, terminará siendo usada en todas las comunicaciones a lo largo del tiempo. En ese momento pasará a llamarse tagline.

¿Cómo hacer un buen claim y un buen eslogan?

Crear un claim y un eslogan publicitario efectivos requiere de creatividad, conocimiento profundo de la marca y su audiencia, y una buena dosis de ingenio. No es tarea fácil, os lo adelantamos, ya que el éxito de un buen claim o eslogan no está totalmente en manos de quien lo invente, sino también del público que lo recibe.

Pero no se debe desfallecer. Lo importante es perseverar y creer en el poder del claim y del eslogan. Y, recuerda, siempre deberán acompañar a la marca para convertirlos en uno.

Cómo escribir un buen claim

  1. Conoce a tu audiencia: Antes de redactar un claim, es crucial entender a quién te diriges. Investiga sus necesidades, deseos y problemas para asegurarte de que tu claim resuene con ellos.
  2. Sé claro y conciso: Un buen claim debe ser directo y fácil de entender. Evita el lenguaje rebuscado y ve al grano. Cualquier persona de tu público objetivo deberá poderlo entender en una sola mirada.
  3. Diferénciate de la competencia: Tu claim debe destacar lo que hace única a tu marca o al producto o servicio que quieras promocionar. ¿Qué ofreces que otros no tienen? Comunica esa ventaja de forma clara. Aprende de lo que hace tu competencia, observa cómo se diferencia y busca aquellos aspectos sobre los que puedas brillar.
  4. Enfócate en los beneficios: Más que hablar de características, un buen claim se centra en los beneficios que tu producto o servicio aporta al consumidor. Da igual cómo sea, lo importante es demostrarle a tu público que eso es lo mejor para la necesidad que tienen.

Cómo escribir un buen eslogan

  1. Hazlo memorable: Un eslogan debe ser fácil de recordar. Utiliza palabras sencillas, rimas o juegos de palabras para que se quede en la mente de tu audiencia. Piensa cómo sonaría si tuviera música, imagínatelo impreso en una lona gigante, conviértelo en hashtag.
  2. Conecta emocionalmente: Los mejores eslóganes evocan emociones. Piensa en cómo quieres que se sienta tu audiencia cuando piensen en tu marca. Haz una lluvia de ideas sobre los sentimientos que te gustaría que fueran asociados a tu marca y construye sobre eso. No pienses tanto en lo que es sino en la aspiración a la que tu marca quiera llegar.
  3. Sé breve: La brevedad es clave. Un buen eslogan no debe tener más de unas pocas palabras. No busques palabras rebuscadas o compuestas, tampoco estructuras sintácticas imposibles.
  4. Consistencia de marca: Asegúrate de que tu eslogan refleje la identidad y los valores de tu marca. El lenguaje usado debe ser consistente con el lenguaje que usa tu marca en otras esferas. Si usas un lenguaje desenfadado en tus redes, en tu página web, aplícalo a tu eslogan.

Te damos algunos ejemplos

Sabemos que la teoría está muy bien, pero los ejemplos siempre serán los que nos ayudarán a afianzar los conocimientos y poner en valor lo aprendido. Sobre todo cuando hablamos de temas sutiles como los eslóganes, los taglines y los claims.

Nike – Just do it

Desde hace años, el logotipo de Nike siempre va asociado a “Just do it”. Un mensaje inspirador y motivador para personas de todas las edades y niveles de condición física.

En el deporte no valen las excusas, solo las acciones y eso es lo que significa este eslogan. “Solo hazlo”. Una frase extremadamente corta que empodera a los atletas a superar sus límites.

De forma paralela, Nike ha ido desarrollando diferentes claims para productos o líneas de productos específicas, y que acompañan al eslogan. Por ejemplo, las frases de “Make yourself (beautiful/proud/strong” se usaron en una campaña publicitaria que buscaba que fuera el propio consumidor quien decidiera cuál era el adjetivo que iba a buscar cuando usara productos Nike. El claim buscaba asociar sus productos a valores como la fortaleza, la belleza o el orgullo.

Mastercard – Priceless

Hace años, Mastercard lanzó una campaña publicitaria que giraba en torno al poder de su tarjeta bancaria. El eslogan original era “Hay ciertas cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás existe Mastercard”.

Poco a poco, Mastercard dejó de usar esos anuncios creados para reforzar su eslogan, pero mantuvo la frase. Con el tiempo, el eslogan fue acortándose hasta llegar al “Para todo lo demás, Mastercard”.

Este eslogan fue efectivo porque resalta tanto las limitaciones como los beneficios de usar Mastercard, recordando a los consumidores que, aunque el dinero no puede comprar ciertas cosas, Mastercard puede facilitar el acceso a muchas otras.

Hoy en día, la marca ha reducido todavía más ese eslogan original, encapsulándolo en una sola palabra: Priceless, que en español se tradujo como “no tiene precio”.

Apple – Think different

La marca Apple es una de las marcas más famosas y memorables del mundo. Cuentan con una oferta de productos variada, desde ordenadores a tabletas, pasando por auriculares y aplicaciones.

La estrategia de la marca es simple. Ha creado un tagline que funciona como paraguas y que siempre aparece, sea cual sea el producto a publicitar. Hablamos del “Think different” y su voluntad de posicionar Apple como la alternativa a otros sistemas operativos y proveedores de hardware del mercado. Invita a los consumidores a pensar de manera diferente y a asociarse con una marca que desafía el status quo.

Luego, ha desarrollado diferentes claims para sus productos que resumen las características específicas de cada uno de ellos. Por ejemplo, el iPhone 11 siempre lleva asociado el claim “It’s tough out there”, resaltando su nueva resistencia y durabilidad.

El eslogan, el claim y el tagline son conceptos cuyos límites son confusos, e incluso comunes. Lo importante es definir bien las frases que quieres que definan tu marca y que sean atractivas para tu público. El objetivo siempre ha de ser el transmitir un mensaje que lleve al nombre de la marca de forma inconsciente.

Así que, empodérate, hazlas tuyas y explótalas. Si quieres que te ayudemos a conseguir publicidad que enamore e imprima recuerdos, puedes agendar una reunión con nosotros y empezaremos a trabajar.

Compartir en: